¿Realmente necesita unos consultores de empresa?

¿Realmente necesita unos consultores de empresa?

En Gestoría Iborra estamos para ayudarle, y hoy le ofrecemos toda la información necesaria en cuanto al trabajo que realizan los consultores de empresa y las empresas que se dedican a este sector.

Habitualmente, contar con una consultoría de empresas a tus espaldas siempre es positivo, ya que se encargar de temas complicados relacionados con la administración y las finanzas de la empresa. Esto es, grosso modo, a lo que se dedican estas empresas, pero… ¿cuáles son exactamente sus funciones? ¿Cuál es el tiempo que dedican a su empresa y a sus problemas?

La necesidad de contar con consultores de empresa

Según estudios publicados recientemente, expertos en la materia aseguran que la gran mayoría de empresas se ven en la necesidad de incrementar aspectos básicos de la empresa, como la competitividad, la producción y los ingresos medios. Para todo ello, es necesario un cambio profundo en todos los procesos previamente establecidos, y se necesita ayuda externa para ello.

Ideas de negocio nuevas e innovadoras, un punto de vista externo del negocio, análisis total de la empresa, nuevos conocimientos para adaptar la empresa a las nuevas tecnologías y exigencias de las personas… Estas son algunas de las funciones básicas que un consultor de empresa externo debe realizar.

Perfil para un consultor de empresa

Un consultor profesional es una persona que ofrece consejos a otras empresas basada a sus estudios y a su experiencia, adaptándose al área determinada de la empresa que requiera sus servicios.

Este perfil debe tener conocimientos técnicos y poder aplicarlos para que los negocios vean que la inversión en este perfil sea rentable. Además, otras capacidades importantes y, a valorar, son:

Capacidad de escucha, flexible y paciente. Algo totalmente necesario en un perfil de consultor es que tenga una gran capacidad de escucha ya que, al acceder a una empresa nueva, debe saber cuáles son las preocupaciones y los intereses de los dueños y trabajadores de esta. Además, debe ser comprensible y paciente con todo el mundo, ya que para conseguir la reestructuración de procesos es una tarea complicada. Algo interesante y difícil de conseguir a la vez es la involucración del personal de la empresa, que sirva de apoyo y de referente.

Analítico e imparcial. Los consultores de empresas deben tener clara su función al acudir a un negocio nuevo. Esta persona debe analizar e interpretar los datos recibidos por el entorno a la perfección, y ser imparcial ante cualquier decisión que toma. Debe quedar claro que estas decisiones deben buscar siempre la rentabilidad económica de la empresa o la mejora de procesos de trabajo.

Comunicador, resolutivo y propulsor de ideas alternativas. Generar propuestas nuevas hacia la empresa y conseguir que esta las compre es una de las tareas más difíciles y, a la vez, más importantes de los consultores de empresa. Poder resolver problemas con ideas nuevas, frescas y que mejoren los procesos internos y aumenten los beneficios del negocio es la parte más importante de estos perfiles dedicados únicamente a tratar con empresas.

Metódico. Elaborar planes adaptados hacia la empresa que se va a tratar es algo fundamental, sobre todo para la empresa. Debe quedar en él todas las tareas y procesos a realizar, bien marcados evitar dudas con los trabajadores y dueños del negocio. Los consultores de empresa deben trabajar mano a mano con todos los cargos de la empresa, desde los directivos hasta los empleados, teniendo en cuenta que el plan marcado desde un anuncio debe afectar a toda la jerarquía empresarial. El cambio tendrá mucho más valor y será más eficiente si se realiza de esta manera.